Vídeos

Loading...

Datos personales

Antonio Rodríguez-Insausti
(Profesor universitario) Psicólogo e investigador paranormal

jueves, 4 de noviembre de 2010

Los mayas y el Apocalipsis del año 2012

En ninguno de los quince mil textos existentes de los antiguos mayas está escrito que en el año 2012 se producirán grandes cataclismos. Tan solo en dos glifos hay dos inscripciones que señalan al 2012, pero solamente como el final del periodo. Ante este cierre del ciclo los profetas modernos auguran que un agujero negro en el centro de la galaxia al alinearse con el sol romperá el equilibrio, y este último arrojará una gran cantidad de partículas. Se modificará el eje magnético de la Tierra y las consecuencias serán nefastas.
Estas creencia en versiones apocalípticas fueron generadas en publicaciones esotéricas de la década de los años 70, en las que señalaban el término de la civilización humana para el 2012, fecha que coincide con el décimo tercer ciclo en el calendario maya y que corresponde al 21 de diciembre.
Para los antiguos mayas el tiempo no era algo abstracto, estaba conformado por ciclos y estos a veces eran tan concretos que tenían nombre y se podían personificar mediante retratos de seres animados, por ejemplo, el ciclo de 400 años estaba representado como un ave mitológica. Pero los mayas jamás mencionan que se vaya a acabar el mundo, jamás pensaron que el tiempo terminaría en nuestra época, lo que nos refleja la conciencia que alcanzaron sobre el tiempo, a partir del desarrollo matemático y de la escritura.
Los mayas se preocupaban por efectuar rituales que de algún modo garantizaran que el ciclo por venir sería propicio, y en el caso particular de 2012 sí se nota una insistencia en que aún en fecha tan distante se iba a conmemorar un determinado ciclo calendárico. Éste ha sido el meollo de la confusión. (No obstante, de acuerdo con los cálculos científicos actuales, la fecha astronómica precisa del fin de su ciclo sería el 23 y no el 21 de diciembre.)
También aclarar que los mayas legitimaban su poder mediante los calendarios y vinculaban a los gobernantes con esos ciclos y con dioses citados en relatos ancestrales o en mitos. Pero la correlación de calendarios está mal formulada y, por tanto, si no existe correlación, no existe profecía. La profecía no se basa en los textos de los mayas antiguos, sino que es una coincidencia. Ese día de diciembre de 2012 la Tierra estará alineada con el Sol y el centro de la galaxia. Asimismo, como el calendario maya termina un ciclo en 13.0.0.0.0 (lo que se ha calculado que es el 21 de diciembre de 2012), debido a que estos dos eventos coinciden en el mismo día, algunas personas han asumido que estaba previsto que los antiguos astrónomos mayas crearon su calendario para completar un ciclo en esta fecha internacionalmente, ya que marcaría el comienzo de una nueva era (pero no el Apocalipsis).

sábado, 30 de octubre de 2010

Jure Grando

Bastante más de dos siglos antes de que Bram Stoker inundará la cultura popular con su Drácula, un vampiro croata llamado Jure Grando ya sembraba el terror entre los aldeanos de Istria, hasta el punto de que sus andanzas le han valido el título de primer muerto viviente de Europa.
El legado de este vampiro sigue hoy vivo como atracción turística en Kringa, la semidesierta localidad croata donde vivió, murió, se levantó de la tumba y fue de nuevo muerto por sus paisanos. En el camposanto del pueblo, ninguna tumba lleva su nombre y nadie sabe dar pista alguna de ella: "Esa tumba jamás existió", asegura con lúgubre fastidio una mujer en el cementerio local. "Los vecinos probablemente derribaron y cubrieron la tumba por miedo a que Grando volviera como vampiro para maltratarlos", explica con una misteriosa sonrisa Igor Rajko, empleado del museo dedicado al vampiro. "Hay sepulcros sin nombre", añade enigmático.
La leyenda cuenta que Grando fue un campesino que murió en 1656 y se transformó en un maléfico ser que se levantaba de su tumba. El vampiro abusaba sexualmente de su propia viuda, quien describió con horror cómo el cadáver de su esposo se le aparecía con una sonrisa espantosa, la boca sangrienta y haciendo un ruido horripilante esforzándose por respirar.
Para poner fin al maleficio, el párroco asaltó al vampiro con un crucifijo demandando que dejara de aterrorizarlos. Aunque las lágrimas salieron a los ojos del espectro, Grando siguió aterrorizando a la aldea hasta el punto de que un grupo de lugareños lo atraparon y trataron de perforar su corazón con estacas de espino.
La historia cuenta que ni siquiera el más conocido remedio contra los vampiros surtió efecto y que en las noches siguientes Grando se vengó de sus agresores: tocaba a las puertas de los que le habían atacado y en cada casa alguna persona moría después de grandes sufrimientos como si alguien le hubiera chupado la sangre. No fue hasta 1672 cuando, en un nuevo intento de poner fin a la maldición, nueve audaces aldeanos y el párroco acordaron degollar a la criatura maléfica mientras descansaba en la tumba. El más valiente entre ellos, un tal Stipan Milasic, logró tras una batalla feroz cortarle la cabeza mientras el vampiro saltaba y chillaba horriblemente. De la herida salió tanta sangre que cubrió a los presentes. Cuando rebosó de la tumba, el monstruo finalmente se rindió. Desde entonces la paz volvió a Kringa. La misma paz inalterada que ahora perturban solo los turistas interesados en el vampiro.
En el café Jure Grando se sirven cócteles especiales como la 'Sangre de vampiro', el 'Beso de vampiro' y el 'Orgasmo vampírico'. En el restaurante Danijela se sirven platos como 'Pollo diabólico', embutidos de sangre y 'Venganza de vampiro', un helado de ajo, un tradicional repelente de vampiros. En el café se organizan festivales de literatura fantástica y en el contiguo Museo de Jure Grando se ofrecen objetos de la tradición popular como ataúdes y un antiguo recetario contra vampiros.
El vampiro de Istria fue ya descrito en el año 1689 por el historiador esloveno Johann Weichard von Valvasor en El Honor del Ducado de Craim. También Herman Hesse se refirió a él en 1925 en una obra sobre leyendas de brujería y espectros. "Jure Grando es el más antiguo vampiro documentado en Europa, con nombre y apellido, año de aparición, testigos, hasta la descripción de su carácter", comentó el escritor croata Boris Peric.
Peric, que estudió a fondo este fenómeno, asegura que la figura de "Jure vive hoy en la de Drácula" ya que el caso inspiró, a través de Valvassor, la literatura de horror del romántico siglo XIX. "Tras conocer el cuento, Lord Byron empezó a escribir su Vampiro, terminado por John Polidori, sobre lo que luego se desarrolló toda esa literatura sobre vampiros que conocemos, a partir de Stoker hasta las películas que tenemos hoy".

lunes, 27 de septiembre de 2010

De monstruos humanos

¿Por qué nacen monstruos en la tierra? Por muchas causas, que son éstas: flaqueza de la virtud generante, o por mucha abundancia; por accidente en la matriz; por aprehensión eficaz y viva, y por constelación a influjo especial. Al menos, así lo afirmaba el doctor Ferrer de Brocaldino. Y es que este problema de los monstruos humanos preocupó extraordinariamente a nuestros antepasados que le buscaron multitud de explicaciones.
El padre Nieremberg afirma que “las causas físicas y naturales de los monstruos desfigurados son la concepción o confusión, sobra, o defecto del semen, descomposición o angustia de la madre, deformidad heredada, cópula ilegítima de diversos géneros o fuera del modo ordinario, demasiada lujuria; que así como suele ser causa de infecundidad, lo es a veces de debilidad del semen y, por consiguiente, de algún defecto en la criatura; y no es pequeña causa la imaginación y fantasía de los padres. Añaden algunos la fuerza de los astros en algún encuentro extraordinario.”
Como vemos, este tema brindaba un maravilloso e inagotable campo para el desarrollo de la fantasía humana. Por eso, dejando a un lado las estrafalarias descripciones y peregrinos dibujos que en las obras inmortales de Ambrosio Paré se encuentran, u omitiendo los discursos que sobre el tema de los malos engendros lucieron profesores de gran renombre, antecesores y contemporáneos del cirujano francés y cuyos apellidos llenarían mucho espacio, pasaremos directamente a indicar algunos conceptos que el fraile Fuente de la Peña, autor del ingenioso libro ‘El ente dilucidado’, consigna en época relativamente cercana -en la segunda mitad del siglo XVII-, un religioso asaz erudito contra cuyas argumentaciones e historias no podrá alegarse ser chocheces de la vetusta medicina o infantiles ilusiones de una ciencia en formación.
El reverendo padre, hombre de muchas letras y de espíritu invencionero, escribió un capítulo para dilucidar el tema siguiente: “¿Podría una mujer parir cada día del año siendo los fetos de nueve meses?” Por demás está decir que el autor de ‘El ente dilucidado’ resuelve afirmativamente la cuestión apoyándose en especiosos argumentos y alambicados distingos, y asegura que la condesa de Holanda y otras señoras demostraron, con su fecundidad, ser cierta la contestación que el fraile da a la duda, y añade que, aun cuando la matriz se cierra en el embarazo, no repugna, quede abierta, de suerte que ingrese la semilla del varón por el fervor de la nueva libido y que se alojen dentro del vientre trescientas sesenta y cinco criaturas que vayan saliendo a su debido tiempo; y como por otra parte la superfetación se admite y es frecuente en las liebres, ¿quién puede poner límite a este fenómeno?
Nieremberg refiere que Margarita, condesa de Holanda, dijo en una ocasión que “las mujeres que parían de una vez más de un hijo eran adúlteras y una le echó esta maldición, que pluguiese a Dios que ella pariese tantos como tiene el año. Cumpliólo Dios, para que no condenase tan severamente los partos doblados”.
La versión que da Torquemada de este mismo caso es todavía más bonita: en lugar de ser condesa de Holanda, lo es de Irlanda. Tuvo 366 hijos en un parto, (¡aquel año debía ser bisiesto!), muy pequeños, como ratones, y un obispo los bautizó en una bandeja en la iglesia. Entre los que los vieron estaba el emperador Carlos V.
No es lo dicho lo más curioso que en el citado libro se lee pertinente a obstetricia; en efecto, ahí van algunas noticias que llevan la aprobación del mencionado Fuente de la Peña: “La mujer puede concebir leones, elefantes, perros y marranos, según el doctor Reyes; Marcelo Donato afirma que una mujer parió un caballo pequeñito de legítima cópula de varón; según Plinio, una mujer llamada Alcippe dio al mundo un elefante, y según Delrio, otra parió un león, y todos estos casos sucedieron no por conmistión (“mezcla”) nefanda (“indigna”).” Aún dice más, y es el que el hombre puede engendrar y parir de sí mismo, lo cual se comprende admitiendo endróginos ocultos, esto es, individuos que tienen un sexo aparente y oculto o interno otro sexo; intenta probar la posibilidad del fenómeno, citando individuos que tuvieron la menstruación, según afirman Aquapendente, Aretro y Zacuto Lusitano; recordando a este efecto que en el año de 1354, según testimonio de Leonardo Bertrando Loth, en su libro ‘Resoluciones Teológicas’, un hombre llamado Luis Rooses padeció un tumor en el muslo que cada día iba en aumento, y después de nueve meses salió de la referida hinchazón, con gran asombro de los circunstantes, un niño vivo que fue bautizado y se llamó como su padre y murió dentro de breve tiempo. Después de este caso carecen de interés otras maravillas obstétricas acaecidas en la especie humana; pero aún son tortas y pan pintado todo cuanto el bueno del fraile nos dice comparado con lo que sigue, también sacado del peregrino libro: “El príncipe Rabastasio tenía diamantes preñados que parían otros diamantes; y, según testimonio de Manescal, una señora de la familia de los Luxemburgo tenía dos diamantes que parían en verano otras piedras iguales”.
Acerca de los hombres con flujo menstrual, ‘El Por Qué de Todas las Cosas’ nos ofrece una explicación: “¿Por qué muchos indios tienen flujo de menstrual? Porque se hacen con los alimentos que comen de complexión muy fría, engendran mucha sangre melancólica, que sólo la purga el flujo, o porque Dios los castigó con este accidente”. El mismo libro también nos explica el problema de los hermafroditas: “¿Por qué se engendran hermafroditas? Porque en los siete senos de la matriz de la mujer, el del medio, que es adonde se conciben, no tiene virtud eficaz para producir varón y la tiene superior para concebir hembra, con que hace un mixto de varón y hembra y concíbese hermafrodita. ¿Y por qué nacen siempre con ambos sexos de varón y mujer, y no con dos de hombre o dos de mujer? Porque hiciera en esto una cosa en vano la naturaleza y nada hace la naturaleza en vano. ¿Y por qué siempre se inclinan los hermafroditas al uso de varones? Porque apetece en ellos la naturaleza lo más perfecto. ¿Y por qué no engendran si usan de hembras? Porque tienen leve la virtud, y repartida de engendrar, y concebir, y están impotentes para uno y otro”. El libro no habla de los travestis y es una lástima.
Martín del Río, a quien el duque de Maura llama empedernido coleccionador de truculencias teológico-morales, narra esta anécdota escalofriante: “A una doncella que vivía recogida acometió el Enemigo transfigurado en Ángel de luz, y le vino a persuadir era igual a nuestra Señora; y que sólo le faltaba el concebir y parir quedando doncella. Un día, entre otros, que estaba preparándose para comulgar como solía, pidió a Dios le acabase de hacer aquella merced prometida. Estando así oyó una voz que le dijo: "Amada mía, ten buen ánimo; confía que serás preñada por obra de Dios". Tras estas palabras, se le apareció Satanás, como Ángel del Señor, y se ajuntó con ella y tuvo acceso. Vuelta la miserable a casa, empezó a echar de ver que le crecía la barriga. Estando de esta suerte la cuitada, descubrióse a un ciudadano rico y honrado de aquella ciudad y contóle la historia de su milagrosa preñez y suplicóle se sirviese que en un rincón secreto de su casa pudiese parir. El prudente ciudadano, aunque no creía la ficción ni tenía la revelación por buena, con todo, porque si la negaba su casa no fuese difamada, y porque no cayese el caso en bocas de herejes y se burlasen de la mujer y de nuestra fe, permitió aguardase el parto en su casa. Llegó la hora, y empezó la desventurada a ir con dolores, no de parto sino de muerte. Al fin parió, en vez de criatura humana, un gran montón de gusanos vellosos, de tan horrible figura que pasmaban a quien los miraba y echaban de sí tan horrible hedor que no lo podían sufrir. De donde se colige que, por su gran soberbia, le engañó el Padre de los Engaños, Satanás.” (Usandizaga, comentando este hecho, dice: "Es muy posible que este caso, como los embarazos múltiples del siglo XVI, se tratase de una mola vesicular.”)
El tema de las relaciones sexuales del demonio con seres humanos se trata, según los autores de la época, de un hecho innegable. El doctor Navarro afirma: “Este enemigo mortal suele tomar un cuerpo de hombre o mujer muerta, introducirse en él y tener acceso como hombre o mujer”. Dicho autor asevera que el demonio no puede gozar de propiedades fecundantes, pero sí que puede “tomar con gran sutileza semen a "carnali actu decisus" y con mucha presteza llevarlo caliente, de tal manera que los espíritus vitales no se disipen, con la quantidad y calidad necessaria, y en tiempo y razón que conviniese y engendrasse un hombre; pero el demonio no lo engendra sino el semen hominis”.
Como una muestra de pintoresca descripción de monstruos transcribo uno mencionado por Peramato utilizando la traducción del padre Nieremberg en su ‘Curiosa y oculta filosofía’: “En las Indias, año de 1573, nació un niño en forma de diablo; de la manera que suele aparecerse a algunos con boca, ojos, y orejas disformes y de horrible figura, en la frente dos cuernos, pelos largos, un cinto de carne doblado, con un pedazo también de carne pendiente del, a manera de bolso o zurrón, en la mano izquierda como una campanilla o sonajuela también de carne, al modo de aquellas con que los indios se convocan para sus bayles, los muslos armados con carne doblada y blanca. El muslo derecho con uno como cinto o corona redondeado. Nació este monstruo con esta figura de demonio por imaginación, y espanto que del tuvo la madre por aparecerse assí en los bayles de aquella gente.” (En la revista mexicana Sensaciones, del 31 de julio de 1951, pág. 39, aparece un reportaje muy interesante sobre el pez diablo, cuyas características corresponden exactamente a las aquí descritas. Sería posible que se tratase del mismo ser. El artículo en cuestión iba ilustrado con fotografías que avalan esta suposición.)
El cirujano Juan Fragoso refiere que una mujer llamada Margarita González, casada dos veces con dos tejedores, concibió de entrambos maridos ciento sesenta criaturas, pariendo muchas de una vez y muchas veces. Y en el Libro de Anatomía, de Montaña de Montserrate, se describe cómo una enferma expulsó por la boca huesos y carne humana en tal cantidad que se podría formar con ello una criatura, y dice que este fenómeno no puede tener otra explicación que los trozos del feto formado en el útero penetraron en la vena uterina, de aquí fueron a la cava para terminar pasando al estómago. (Fragoso refiere otro caso en que la eliminación fetal tuvo lugar por el recto.)
El doctor Marañón, en su libro sobre Feijoo, dice que dicho autor refiere varios casos relacionados con el hombre pez, en el que creía a pie juntillas: el descubierto en 1671 cerca de la Martinica, mitad hombre y mitad pez. El que vio en 1725 el bajel capitaneado por Oliver Morin, cerca de Brest; hombre perfecto, pero con aletas de pescado, de genio tan amoroso que quiso abalanzarse al mascarón de proa que figuraba una mujer, y tan grosero que exoneró el vientre vuelto de espaldas a la tripulación para hacer irrisión de ella. A la misma especie monstruosa pertenecen los casos referidos por el anónimo autor de los 'Caprices d'imagination', tales como el pescado con figura humana aparecido en el río Tachui, “en las extremidades del imperio rusiano”, y el hombre marino que vieron unos consejeros del rey de Dinamarca, caminando milagrosamente sobre las aguas, con un haz de hierba al hombro. Sigue el autor narrando casos de hombres pez o de prodigiosas aptitudes natatorias. Todo el capítulo es de un interés extraordinario para el amante de las anécdotas.
La historia del hombre pez que interesó a Feijoo fue la de Francisco Vega, joven nadador de inteligencia limitada y de instintos errabundos, gran nadador y que dio ocasión a gran cantidad de fábulas y consejas identificándole como un nuevo Peje Nicolao. Debido a su vida marítima estaba cubierto de escamas. Marañón explica el caso, demostrando que el tal Vega fue un cretino; por ello erró sin sentido por tierra o quizá por mar; tuvo escamas por padecer de ictiosis, común en los cretinos; y, por ello, nadaba con pericia y resistencia extraordinarias y se sumergía mucho más tiempo que los muchachos sanos de su edad. Lo demás, hasta dejarle convertido en el prodigioso hombre pez que popularizó Feijóo, lo hicieron los prejuicios y las supersticiones de la época.

viernes, 3 de septiembre de 2010

¿Y si buscásemos vida extraterrestre artificial en vez de vida extraterrestre biológica?

Quizá hasta la fecha haya estado equivocada la búsqueda de vida extraterrestre y más que de seres biológicos, estos podrían consistir en máquinas pensantes.
El SETI lleva mucho tiempo buscando señales de radio procedentes de otros mundos similares a la Tierra, pero no cuesta mucho suponer que los extraterrestres ya hayan pasado del desarrollo de la tecnología de radio alcanzando un nivel de inteligencia artificial. Y en la actualidad es probable que tengamos más posibilidades de detectar esa inteligencia artificial que formas de vida biológica. Si menos, sí más suerte.
Durante mucho tiempo los científicos que trabajan en el SETI han argumentado que la naturaleza quizás ya se encargó de resolver el problema de cómo sostener vida con distintos modelos de compuestos químicos. Es decir, que los extraterrestres no sólo no serían como nosotros, sino que ya no se encontrarían al mismo nivel biológico con el cual funcionamos los habitantes de la Tierra.
A pesar de esto, los científicos del SETI han basado sus investigaciones -para la búsqueda de vida en todo el cosmos- en la teoría de que los extraterrestres podrían ser seres "vivos" tal como nosotros. Por ello, esta búsqueda de vida ha seguido algunas reglas básicas de la bioquímica como un período finito de vida y procreación. Pero sobre todo ha estado sujeta a los procesos de la evolución.
Aunque la evolución para desarrollar seres capaces de comunicarse más allá de su propio planeta puede tardar mucho tiempo, la tecnología más allá de la Tierra podría haber avanzado suficientemente rápido para "eclipsar" a las especies que la crearon.
Si observamos las escalas de tiempo del desarrollo de tecnología, vemos que en un punto se inventó la radio y después fuimos capaces de transmitir señales y tuvimos la posibilidad de que alguien nos escuchara. Pero unos cientos de años después de haber inventado la radio -al menos si nos ponemos nosotros como ejemplo- podríamos inventar máquinas que piensan, lo cual es algo que quizás lograremos este siglo. Así hemos sido capaces de inventar a nuestros sucesores y sólo durante unos cuantos cientos de años hemos sido una inteligencia 'biológica'.
Desde el punto de vista de la probabilidad, si esas máquinas pensantes lograron evolucionar, tenemos ahora más posibilidades de detectar sus señales que las de la vida 'biológica' que las inventó.
Tenemos que partir de algún lado y no hay nada incorrecto con esta teoría, y después de haber buscado señales de vida durante medio siglo sin fortuna, hasta el mismo SETI está atravesando un proceso de concientización sobre la forma como nuestra tecnología ha avanzado, lo cual es un buen indicador de cómo otras civilizaciones -si es que existen- podrían haber progresado.
Ciertamente, lo que estamos buscando en el cosmos es un objetivo que evoluciona y está en movimiento. Y esta idea ofrece nuevas direcciones en la búsqueda de vida extraterrestre.
Es probable que la vida extraterrestre artificialmente inteligente emigre hacia lugares donde tanto la materia como la energía, las únicas cosas que serían de interés para estas máquinas, estuvieran plenamente disponibles. Eso significa que la búsqueda del SETI necesita enfocarse cerca de las estrellas jóvenes y calientes o incluso cerca del centro de las galaxias.
Creo que deberíamos dedicar un porcentaje de nuestro tiempo a buscar en las direcciones que quizás no sean las más atractivas en términos de inteligencia biológica, pero que podrían ser donde se ubican las máquinas que piensan.

domingo, 11 de abril de 2010

Hombres Lobo

Conocido también como licántropo, el hombre lobo es una criatura legendaria presente en muchas culturas independientes a lo largo y ancho del planeta. Se ha dicho de él que es el más universal de todos los mitos (probablemente junto con el del vampiro), y todavía en la actualidad, son muchos los que creen con firmeza en la existencia de hombres lobo (o de otras clases de "hombres bestia").
En el folclore y la mitología, un hombre lobo es una persona que se transforma en lobo, ya sea a propósito utilizando magia o involuntariamente, a causa de una maldición o de otro agente exterior.
Gervase de Tilbury, cronista medieval, asoció la transformación con la aparición de la luna llena, pero este concepto fue raramente asociado con el hombre lobo hasta que la idea fue tomada por los escritores de ficción moderna. La mayoría de las referencias modernas están de acuerdo en que un hombre lobo puede ser asesinado si se le dispara una bala de plata, aunque esto es producto de la narrativa moderna y no aparece en las leyendas tradicionales.
Nadie sabe con exactitud cuándo se originaron las leyendas sobre hombres lobo. Puede que se trate de una superstición tan antigua como la humanidad misma, originada como explicación de diversas patologías.
Causas de conversión: Ingerir ciertas plantas vinculadas tradicionalmente con los lobos y la magia negra. / Beber en el mismo lugar donde antes lo hubiera hecho un lobo. / Cubrirse con la piel de un lobo. / Dormir desnudo a la luz de la luna llena. / Usar una prenda hecha de piel de lobo. / Adquirir la capacidad de transformarse en lobo mediante magia y sortilegios. / Ser el séptimo hijo varón de una familia y no ser bautizado. / Ser mordido por otro Hombre Lobo. Esta última forma era la más común.
Cómo se originó... Se ha propuesto una teoría reciente para explicar los episodios de Hombres Lobo en Europa durante los siglos XVIII y XIX. El cornezuelo, que causa cierto envenenamiento por ingestión, es un hongo que crece en los lugares donde hay granos de centeno en temporadas húmedas, después de inviernos muy fríos. El envenenamiento de cornezuelo normalmente afecta pueblos completos o por lo menos las áreas pobres de los pueblos, y provoca alucinaciones, histeria masiva y paranoia, así también como convulsiones y en algunas ocasiones la muerte (el LSD se deriva del cornezuelo). El envenenamiento por consumo de cornezuelo se ha propuesto como causa de los individuos que creían ser un hombre lobo, o de todo un pueblo que creyó haber visto a un hombre lobo.
Como la mayoría de los intentos de usar la ciencia moderna para explicar creencias religiosas y folclore, esta teoría es controversial e insatisfactoria. Por ejemplo, no explica el porqué de los brotes de histeria sobre brujería y las leyendas de transformaciones en animales que existen alrededor del mundo, incluyendo en lugares donde no hay cornezuelo de centeno. La histeria y la superstición han existido a través del mundo por toda la historia registrada, y, generalmente hablando, el envenenamiento por consumo de hongos no es la razón de todos estos acontecimientos.
Similarmente, otros investigadores modernos han intentado utilizar condiciones tales como rabia, hipertricosis (crecimiento excesivo del pelo sobre el cuerpo entero) o porphyria (un desorden enzimático con síntomas que incluyen alucinaciones y paranoia) como explicación para la creencia del hombre lobo, aunque los síntomas de esas dolencias no emparejan completamente con el folclore o la evidencia de los episodios de histeria colectiva.
También existe un raro desorden mental llamado licantropía clínica, en la que la persona afectada tiene una creencia ilusoria de que él o ella se está transformando en otro animal, aunque no siempre es un lobo o un hombre lobo.
Otros creen que las leyendas de hombre lobo nacieron como parte del chamanismo y tótems animales en las culturas primitivas basadas en la naturaleza. El término "teriantropía" ha sido adoptado para describir un concepto espiritual en el que el individuo cree que él o ella tiene el espíritu o alma, en su totalidad o en parte, de un animal no-humano.

viernes, 9 de abril de 2010

El Triángulo de las Bermudas

Una zona rodeada por una línea imaginaria que va desde Florida a las Bermudas y Puerto Rico para retroceder otra vez hasta Florida, es el Triángulo de las Bermudas, un lugar donde se han sucedido muchas desapariciones misteriosas de aviones, buques y personas. Quizá uno de los incidentes más extraños aconteció durante un breve vuelo a la isla de Gran Turco, en las Bahamas...
Mientras Helen Cascio pilotaba se 'Cessna 172' y se aproximaba a la isla, la torre de control le facilitó las instrucciones de aterrizaje. Sin embargo, Helen no respondió, aunque el canal de la radio de la mujer estaba abierto. Los operadores de la torre escucharon a la piloto decirle a su único pasajero: "He debido hacer alguna falsa maniobra. Ésta debería ser Turco, pero ahí no hay nada. No hay aeropuerto. No hay casas. No hay nada...".
Los controladores continuaron frenéticamente intentando entrar en contacto con la piloto, pero resultaba obvio que Helen no los oía. Lo último que escucharon fue: "¿No hay manera de salir de esto?". Nunca se encontró la menor huella del avión, ni de la piloto o del pasajero.
Las explicaciones que muchos investigadores han dado para las desapariciones en el Triángulo van desde secuestros por parte de piratas modernos a simples errores humanos. También existen algunas especulaciones respecto a que esa zona esté situada por encima de un remolino o un agujero en el océano que se traga a los navíos o aviones lo suficientemente infortunados para pasar exactamente por encima.
Otras hipótesis barajadas sostienen que partes de la Atlántida se encuentran debajo del Triángulo de las Bermudas. Unas legendarias pirámides, construidas por los Atlantes como fuentes de energía, podrían funcionar de manera esporádica y perturbar la comunicación de los barcos y aviones, así como sus sistemas de control.
Naturalmente no falta la versión extraterrestre, donde los alienígenas, de alguna manera, conseguirían trabar el campo magnético del Triángulo capturando especímenes humanos y artefactos mecánicos para sus propios propósitos de investigación.
Ante todo este maramagnum de ideas, teorías y ocurrencias, resulta pues obvio que nadie sabe, ni tan solo remotamente, lo que de verdad ocurre en la zona, aunque es evidente que algo pasa, aunque no por ello sea algo misterioso... o quizás sí, pues para acabar, aunque siempre se han difundido más los casos de desapariciones en el Triángulo de las Bermudas, también son notorios los casos de naves que han aparecido en esa zona. Por ejemplo, en julio de 1975, Jim Thorne, miembro de un grupo de investigaciones oceánicas a bordo del buque New Freedom, fotografió una deslumbrante tormenta eléctrica por encima del Triángulo. Al examinar la película revelada, quedó perplejo al ver una clara imagen en el horizonte de un tipo de velamen que debía pertenecer a un antiguo navío con aparejo en forma de cruz pero durante la tormenta, pudo asegurar que allí nunca hubo nada.

lunes, 22 de marzo de 2010

Feng Shui

Traducido literalmente como "Viento y Agua", y otras veces como geomancia, el Feng Shui es el arte, específicamente chino, de localizar o crear lugares venturosos en los que vivir, trabajar e incluso morir. En su dilatado estudio en varios volúmenes, 'Science and Civilization in China', el profesor Joseph Needham definió el Feng Shui como "el arte de adoptar las residencias de los vivos y los muertos a fin de colaborar y armonizar con las corrientes locales del aliento cósmico". Ese "aliento cósmico" es, evidentemente, el ch'i universal, que aparece también en la acupuntura china.
Debido a esto, tal como señala el profesor Needham, hay en China "una enorme preferencia por las carreteras, paredes y estructuras tortuosas y sinuosas, que parecen ajustarse al paisaje en vez de someterlo". Otros expertos han llegado incluso más lejos en sus afirmaciones, y sugieren que el paisaje de toda la faz de China ha recibido la influencia de miles de años de práctica del Feng Shui en épocas antiguas. El viajero del siglo XIX W. E. Geil fue informado de que los geománticos habían garantizado que la posición del Gran Montículo de China era de buen agüero: "El ritmo cardíaco del dragón, que implica las corrientes magnéticas con las que el animal está supuestamente conectado, es favorable. El sur montañoso es un dragón en reposo. El norte, surcado por ríos, es un dragón en movimiento". El autor Emst Borschmann escribió: "Ciertas cimas de las montañas vecinas, y con frecuencia la cima principal, están coronadas por pagodas, pequeños templos o pabellones que sirven para armonizar las fuerzas mágicas de la Tierra y el Cielo". John Mitchell sugiere que se levantaron colinas artificiales para emplazar ciudades en ellas.
Se recurrió al uso del Feng Shui para concentrar la energía terrestre en la capital imperial de Pequín. Las corrientes sinuosas de energía se transformaron en lung mei rectos, o "senderos de dragón", que confluían en la sede del gobierno del emperador. No se podía construir ninguna tumba ni edificio que no perteneciera a la familia imperial en un sendero de dragón.
El arte del Feng Shui no ha desaparecido en modo alguno. Su presencia se hace evidente incluso en el bullicioso y práctico ámbito comercial de la ciudad actual de Hong Kong, donde las empresas contratan los servicios de un geomántico y un arquitecto para diseñar un nuevo edificio. Aun cuando los ejecutivos occidentales u occidentalizados no crean en los principios del Feng Shui, observan que las construcciones mal emplazadas generan problemas de inmediato por causa de los obreros que sí creen en ellos.